Artesanía y cocina mano a mano

Artesanía y cocina mano a mano

La artesanía está moda y es que en estos tiempos modernos donde la prisa nos lleva de un lugar a otro, lo artesano nos devuelve a a las manos, al sentido que nos permite conocer el mundo a través del tacto y que conecta nuestro interior con ese exterior que hoy prima.

 

Algo parecido pasa en la cocina, tiempos de vértigo, y chefs que tienen la exigencia de estar cada día a un nivel más alto, cuidar todos los detalles para que el servicio sea perfecto.

Finalmente todo se reduce a los detalles, a la mano que cuida, que teje, que cocina y que hace que el trabajo lento se convierta en disfrute para los sentidos.

Es por esto que desde nuestro pensamos en fusionar dos mundos que se parecen tanto, que parten de un proceso íntimo de creación para pasando por la mano ofrecer un universo de sensaciones y experiencias cocinadas a fuego lento, tejidas entre recuerdos y tradiciones para un mundo moderno. Disfrutar es lo que persiguen las dos disciplinas, el placer de los sentidos.

Tradicionalmente la cocina y el textil siempre han estado muy unidos y otros materiales han llegado para intervenir en esa relación que dura desde hace siglos.

Antiguamente el pan se cubría con un paño suave para que fermentase, para guardar su calor. Cuando se tenía un objeto preciado, un dulce o una golosina se ofrecía envuelto en un paño o un pañuelo para que fuese degustado, y la mantelería recibía el tacto de nuestras manos reposarlas de la comida.

Todo esto forma parte de un todo,un cortejo, unas sensaciones que se mezclan a la hora de disfrutar del placer de la comida.

Pepe Solla

O Pepe Solla de Casa Solla

Javier Olleros

Javier Olleros y su restaurante Culler de Pau

Es por esto que nace Naveta, nuestro proyecto para cocina, nos preguntábamos si hoy en día era posible recuperar esa relación íntima entre el textil y la cocina, volver a paños tejidos a mano para platos únicos, para panes de fermentación lenta que son tesoros gastronómicos, a señas de identidad en delantales de cocina o sala que le dan al servicio un valor especial.

Y hemos descubierto que gracias a Chefs como Javier Olleros y su restaurante Culler de Pau o Pepe Solla de Casa Solla, apostar por la artesanía para la cocina es viable, ofrece a sus clientes un valor de diferenciación y la clara apuesta por el trabajo minucioso y lento además de apostar por un proyecto sostenible y local.

 

Creemos que será el inicio de un camino mano a mano.

Naveta, es el significado en gallego de nuestra Lanzadera, pero también es un cajón donde se guardaban en las alacenas de antaño, los paños y útiles de cocina. Ahí guardamos las muchas ideas que pensamos para la nueva cocina de hoy.

 

Artesanía en la nueva ropa de trabajo de Culler

Sin Comentarios

Publicar un Comentario