Diseño textil artesanal único e innovador. Envíos gratis en pedidos superiores a 100€ (España y Portugal).

El arte de regalar

 

regalar 

es un arte,

cOmo la artesanía.

El arte  de tomarse tiempo para saber con qué puedes sorprender a esa persona y hacer que se sienta especial.  


¿Qué significa regalar?


 “Dar a alguien, sin recibir nada a cambio, algo en muestra de afecto o consideración o por otro motivo”.
La RAE define así en su primera acepción de la palabra regalar.

Regalar proviene del verbo francés régaler que significa “agasajar” y deriva de «galer»  que se refiere a  “divertirse, festejar”.

Y es que lo los motivos pueden ser varios y diferentes, cariño, afecto o amistad si la persona que a la que regalamos es cercana o simplemente obtener una aprobación o mejor consideración, agradecimiento  si no la conocemos y queremos establecer una relación cordial con ella.

Este simple gesto de entregar el regalo conecta con profundos comportamientos sociales del ser humano, estableciendo un vínculo entre ambas personas.

La esencia del arte de regalar es muy antigua. De hecho, no parece que esté claro cuál fue el primer regalo de la historia,  ya que es un comportamiento esencialmente social. No está documentado, aparentemente el verdadero origen de la tradición de regalar es tan antigua cómo el hombre.

Todos los pueblos empleaban regalos para congraciarse con enemigos o demostrar buena voluntad. Los  romanos y griegos lo empleaban en sus ceremonias y rituales tanto de carácter social como religioso  de un modo institucional y hasta nuestros días ha llegado esta costumbre de obsequiarnos,  que empleamos de manera habitual e incluso a veces inconsciente.

Regalar es una herramienta social tremendamente potente.

Lo consideramos algo cotidiano y por este motivo casi no apreciamos su verdadera importancia.

Fue el antropólogo y sociólogo francés Marcel Mauss, quien, en su obra más célebre publicada en 1924, “Ensayo sobre el don”, trataba por primera vez en profundidad, el proceso que encierra el regalo. El que regala recuerda, busca, piensa, elige o compra, entrega. Mientras que el obsequiado, recibe y  disfruta. Pero entre ambos se produce una relación indudable, que a veces va más allá del objeto.

El regalo es mucho más que el objeto en sí mismo, aunque hay objetos únicos que pueden representar todos nuestros valores. Erramos a  veces regalando porque anteponemos nuestros gustos, creencias o sesgos antes que los de la persona a quien regalamos. Los regalos artesanales pueden ser un valor seguro, por su exclusividad y el cariño con el que se han elaborado.

Aunque también hay regalos que son intangibles, como la ayuda, la sonrisa, un abrazo,  o el tiempo que pasamos con alguien acompañándolo en una alegría o una tristeza.

Hay gente que tiene un don a la hora de hacer regalos. Siempre acierta, siempre sorprende. Podría decirse que domina el arte de hacer regalos de manera natural. Normalmente, se trata de personas observadoras y atentas, que saben escuchar y captar los anhelos de los otros, para posteriormente convertirlos en regalos.

 Peggy Liu, profesora asociada de administración de empresas de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, quien en un reciente artículo de la ‘BBC‘ dibuja el perfil de aquellos que no solo saben acertar cada vez que regalan algo, sino que disfrutan verdaderamente haciéndolos. Suelen ser personas previsoras y meticulosas que tardan un tiempo en encontrar ese regalo ideal. Y si no eres una de estas personas puedes personas que se dedican meses a buscar un regalo, regalar artesanía puede ser una buena opción, ya que estos regalos son piezas únicas , hechas a mano que transmiten ese cuidado que quieres transmitir hacia esa persona que lo recibe.

De este modo que  sientes esa retroalimentación positiva al hacer el presente, mostrando una gran felicidad al haber acertado. «Esto puede aumentar también una sensación positiva al regalar«. En este sentido, el mejor regalo es aquel que haces sabiendo que vas a hacer muy feliz a la otra persona, por lo que al final en realidad eres tú quien está siendo regalado: toda esa energía positiva, cuidado y cariño en la sonrisa que dibuja el ser querido con el que conectas  al recibir su presente.

No sólo regalamos para reforzar vínculos o cómo sino cómo un acto social para acercarnos y mantener mejores relaciones con el resto de las personas que nos rodean.  Además, el esfuerzo por hacer un buen regalo también nace del interés que siente alguien por causar una buena impresión o sensación en el otro de que nos importa.

En este sentido el regalo artesanal, puede ser una fantástica manera de sorprender y acertar.  Las piezas tejidas a mano artesanalmente, cerámica, joyas o cualquier otro producto de artesanía, pueden ser una opción de diferenciarse y obsequiar un objeto único.

Cada vez más regalar artesanía es un modo diferenciarse a la hora de elegir un regalo apostando a la vez por la cultura, la sostenibilidad. Cómo ocurre en nuestro caso ya que cada pieza de tejido artesanal es única, para hacer sentir a la persona, que quien lo escoge para su regalo también piensa que es única y es el mejor regalo que le podría hacer.

En definitiva, un regalo artesanal, no sólo sorprende y puede transmitir exclusividad y cariño, sino que además contribuyes a hacer sentir bien a la persona a la que se lo regalas y también a tu conciencia, regalando cultura y economía local, que es un regalo para todos nosotros.

Regala diferente, Regala Artesanía !!!

 
 

 

Comparte la entrada en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest