El rojo y los fueguitos

El rojo y los fueguitos

Inevitablemente, el color recrea ambientes relacionados con sentimientos o reacciones humanas, forma parte de nuestro desarrollo psíquico y se relaciona con nuestras emociones y con nuestro intelecto.

Cada color tiene un significado que percibimos de forma intuitiva o aprendida mediante asociación y/o condicionamiento, permitiéndonos reconocer los mensajes y significados que transmiten.

El rojo es un color que no deja indiferente a nadie, es el color que asociamos a la pasión al amor, a la fecundidad, a ritos de iniciación en las culturas más antiguas, a los que tienen que ver con la comunidad, a las bodas y a las uniones.

También tiene una dimensión mágica y protectora, la circulación de la sangre, intrínseca a la vida tiene este color y las vestimentas rojas y los hilos rojos se refieren a al poder que tiene para proteger a quien los llevan. Me impresionó cuando visité las cuevas rupestres de Cantabria esas manos rojas en la pared, manos que son el inicio de la caricia y la protección mágica a toda la comunidad.

Aún hoy en día en muchas culturas antiguas se pintan las caras con pigmentos rojos arcillosos para protegerse o en prácticas destinadas a curar.

El rojo de la lucha se asocia al ardor de la batalla y de nuevo es la sangre la que le da ese protagonismo, está relacionado con el acaloramiento físico, el fuego del cuerpo y caracteriza a las emociones primitivas previas a la exaltación. Vamos lo que hoy coloquialmente llamaríamos: ¡¡un subidón!!.

Inspirado en todo esto que os comento y en el texto de Galeano “Un mar de fueguitos” de su libro “Los abrazos”, hemos creado esta colección de productos de hogar a la que hemos llamado “Fueguitos”. Por si alguien no conoce el texto tiene curiosidad por leerlo completo aquí os dejo un enlace donde lo relata el propio autor:

 

 

Miles de pequeños, microcorazones rojos de lana, que unidos en un rojo intenso arropan todos nuestros sueños, emociones profundas y anhelos en estas mantas y cojines que quieren llenarte de emociones. La suavidad de la lana blanca de mohair que te envuelve o las texturas de la lana roja más mullida.

Queremos que este rojo intenso imposible de ignorar, sea símbolo de las emociones más intensas, esas que vives con pasión acompañado o sólo, esos momentos se disfrutan intensamente y que si eres de esos fuegos vivos, puedes compartir.

No hablo de amor, sino de enamoramiento hacia la vida, las personas y los pequeños momentos inolvidables y mágicos. Porque está claro que los colores y los objetos siempre los asociamos a las mejores experiencias vividas.

 

Fuentes:
  • “Colores, Historia de su significado y fabricación” Anne Varichon. Editorial Gustavo Gili
  • “Armonía Cromática. Edición Pantone” Leatrice Eiseman. Editorial Blume
Sin Comentarios

Publicar un Comentario

Traducir »